viernes, 9 de diciembre de 2011

Historia de amor


Tengo que admitir que me derrito cuando leo una historia de amor. Toca la parte sensible de la mujer y de repente una empieza a sentir escalofríos, las lágrimas comienzan a aparecer y si no las logras controlar, acabas por usar ese pañuelo, mostrando a todo el mundo lo sentimental que eres. Esta es una de nuestras peores debilidades, y la única explicación inteligente que encuentro es que fuimos creadas así.

No todo el mundo experimenta una historia de amor en el transcurso de su vida. Esto es algo muy raro, y hoy en día, se considerada como algo solo visto en las películas. Muchas personas se conforman con cualquier tipo de relación, con tal de no estar solos, y la palabra amor es una fantasía lejana, que a veces utilizan sin ningún sentido real, por supuesto.

Hay aquellas que experimentaron sus propias historias de amor, pero por un motivo u otro, acabaron perdiendo esa relación. Hoy en día, su vida se dividió en un antes y un después de ese amor, lleno de recuerdos que a veces duelen profundamente.

Y hay quienes están viviendo una historia de amor mientras estoy escribiendo. Es un sentimiento maravilloso, el cielo es siempre azul y el sol brilla siempre. Te sientes la persona más afortunada del mundo, lo que por un lado es justo, pues “una espera toda una vida por un momento como este”, alguien cantó una vez.

La única diferencia es que los libros y las películas que cuentan historias de amor de alguna manera tienen un final feliz que dura para siempre. Nunca se sabe lo que pasó después, pero nos imaginamos que ellos vivieron felices para siempre, esto es lo que yo hago, pero en realidad, ¿alguien puede imaginarse eso mismo para su vida? ¿a caso podemos estar seguros de que viviremos felices para siempre? Podemos, pero no lo creemos con la misma fe que usamos para imaginarnos ese maravilloso final de los libros y películas.

Siempre existe esa pequeña duda, por no mencionar la inseguridad constante por la que nos dejemos llevar, ya sabes, pequeños episodios de celos y de suposiciones … y la creencia de “felices para siempre” es una vez más destrozada y vista como imposible.

La única manera de que alguien experimente el verdadero amor en su vida es tenerlo primeramente en el interior. Cuando una persona espera encontrar el verdadero amor exteriormente, ella siempre tendrá esa duda, después de todo, cometemos errores, todos somos humanos, las cosas cambian, etc…

Cuando conocí a Dios personalmente a los 15 años, nunca más me volví a sentir sola. Los problemas aparecieron y continúan apareciendo, pero nunca son demasiado grandes como para estropear mi “felices para siempre”. La tristeza llega, pero no hay lugar para quedarse. Las preocupaciones vienen, pero no quedan enraizadas. Las decepciones vienen, se van rápidamente. Hay una certeza dentro de mí que todo saldrá bien sin importar lo que pase, es una convicción que no viene de fuera – sólo disponible en el interior. Se podría pensar que soy una persona afortunada, pero te equivocas, yo comencé a vivir mi propia historia de amor a los 15 años.

3 comentarios:

  1. ESTOY DE ACUERDO CON EL MENSAJE. ES MUY CLARO Y HERMOSO. EN MI CASO YO ESTOY SOLA PERO ME SIENTO FELIZ. PARA ELLO BUSCO A DIOS PARA QUE ME AYUDE TENER MI PROPIA HISTORIA DE AMOR.A VECES ME DESANIMO Y ME PARECE UNA MISIÓN IMPOSIBLE Y ME DAN GANAS DE ABANDONAR LA LUCHA. PERO PARA APRENDER Y SANAR MI CORAZÓN CONCURRO A LA TERAPIA DEL AMOR!!!!!. NO PUEDO ACEPTAR CUALQUIER COMPAÑÍA. NO ES QUE PRETENDA EL HOMBRE PERFECTO. SÉ QUE NO EXISTE. YO TAMPOCO SOY PERFECTA. PERO SI QUIERO SER SABIA E INTELIGENTE. ¿ESTO ME ALEJA DE LOS HOMBRES? ¿ENCONTRARE AL AMOR?

    ResponderEliminar
  2. Yo siempre he dicho que para poder amar a una persona hay que amarse primero a si mismo y de ogual forma tienes que darte el valor que mereces para poder valorar a la peraona amada. Creo que estas dos cosas son de mucha importancia para una relacion, sea o no sea de Dios.

    ResponderEliminar
  3. yo pienso que para amar la personas ambas tienen que tener el Espíritu Santo asi sabrán de lo que se esta hablando los dos deben amar a Dios en primer lugar.

    ResponderEliminar